13 febrero 2008

Paralelismo.

México DF. Una conversación a las 21,30 horas. Una escritora ( Eco del eco del eco.) toma un café con un amigo.

¿Habías oído hablar de Eloy Urroz? Yo no. Ayer iba caminando por la 14 oriente con mi amigo V. M. y que nos topamos con un librería de viejo de lo más desesperanzadora que te puedas imaginar y que nos metemos y sin ninguna expectativa nos sumergimos en los lomos de los libros (teníamos tiempo de sobra antes de entrar a la expo en la galería Garco).

Al mismo tiempo, 4.30 de la madrugada post-convulsión europea, otra conversación entre un dibujante de comics y un extraño casual.

¿No la conoces? Fue de noche, yo caminaba por una calle desesperanza encharcada y absurda, pensaba en blanco y negro algo sobre un vacío inquietante. No tenía prisa por llegar a ningún sitio, así que lo único que me vinculaba al universo era el tiempo.

Vi un libro: editorial las impurezas del blanco ¡Zas! me interesó. Título: Yo soy ella, autor: Eloy Arroz. Un hombre... ¿Dice yo es ella? Me interesó. Papel fabriano para interiores, cartulina novart para portada. Me interesó. Diez pesos. Definitivamente me lo llevé.


Entre las sombras apareció una figura, con un andar silencioso y unos ojos que amanecieron la escena. Zas...! Me interesó. Llevaba ropa de colores. ¿Ropa de colores en esta desolación gris en que se había convertido el mundo? Me interesó.

Ningún indicio en el colofón más que fue publicado en 1998. Buena cosecha la del 98. ¿En qué ciudad, en qué país, en qué planeta? ¡pos sabe!Entre guateque y guateque le dí una hojeada. Algunos destellos. Oh dama, hembra, pulpa, grupa muscular. ¡Mmh!¡No ma...s! Es buenísimo. ¿Porqué no había oído nada de él? lo busqué en Internet.Seix Barral Tiene 40 años. Existe y es conocido. Pero para mí siempre será el poeta que me encontré en el último rincón de la desesperanza y me devolvió la emoción del hallazgo.

Indagué durante aquellos segundos en su mirada, escuché entre la lluvia la canción que tarareaba. La seguí mientras amaneció por todas las ciudades y todos los planetas. ¿Dónde había estado hasta ahora? Han pasado los años. Cuando no duerme a mi lado me falta el silencio. Para mí siempre será la figura que me encontró en el último callejón de la desesperanza y sostiene la emoción del hallazgo.

El texto en cursiva es un comentario de Raquel Olvera. http://raquelolvera.blogspot.com/

8 comentarios:

bajamar dijo...

pucha, qué lindo, me conmovió la última parte

un saludo desde abundante lluvia

Anónimo dijo...

FELIZ DIA DE SAN VALENTIN

Raquel Olvera dijo...

No cabe duda, las vidas son interdimencionales. Ocurre y las palabras son trapecios de las que los gimnastas nos aferramos para pasar, de mano en mano, hacia una dimensión tal vez un poco más habitable.

Anónimo dijo...

Vinculación al universo: el tiempo.
Ropa de colores.
La seguí mientras amaneció por todas las ciudades.

Bonita mezcla
besos

-vir-

Instantes ~ Fugaces dijo...

oiga caballero
volví :)
y que gusto el leerlo nuevamente!

Anónimo dijo...

Eres el Jaime de Aviles no ?.

goloviarte dijo...

te invito a participar en mi modesto blog directorio y de votaciones,te conocerán un poco mas
http://aquiestatublog.blogspot.com
soy un particular en esta aventura,voy de blog en blog,escogiendo a los mejores,así que si piensas que esto es spam te pido perdón
deja tu blog en el libro de visitas en mi blog y de paso mira algo de publi,eso valora mi trabajo

Luna dijo...

Si que vengo yo tarde a visitarte.. me encanto el final... sobre todo lo que dice... "cuando no duerme a mi lado me falta el silencio"... me encanta...

Un saludo un fuerte abrazo ymuchos besos...