30 octubre 2007

El cazador de instantes II

La otra lluvia.

Llegué a casa empapado y con el cuaderno vacío. Había caminado dificultosamente bajo la lluvia durante horas. Pensaba en darme una ducha, quitar de encima ese olor a tabaco y amargura que se me había ido pegando al recuerdo. Pero sólo logré quitar los zapatos encharcados. Luego me desplomé en la silla de la cocina y seguí fumando. También los cigarrillos estaban mojados, arrugados como mis ideas, dentro de un paquete que desteñía tinta azul. La tarde había sido dura para todos. Quise beber un trago de algo fuerte. Rebusqué entre el desorden y al fin encontré una botella de Jack Daniels. Era la única cosa que aquella noche estaba seca, así que la dejé tumbada frente a mí sobre el mantel de cuadros verdes, blancos y azules. Allí permanecimos durante horas mirándonos, ella transparente y callada, yo callado y oscuro. Después, harto de que los pensamientos rodaran siempre al mismo recuerdo y la misma conclusión, me desnudé y me metí debajo de aquellas sábanas sin solución intentando dejar atrás el día con todas sus orfandades. Sudé. Sudé agitadamente entre ensoñaciones y realidad. La humedad de la lluvia me perseguía incluso en el encierro de mi habitación, en la oscuridad desobedecida por el eterno parpadeo de neón del tugurio de abajo. No se cuándo se resolvió mi descanso, me dormí entre tanto, ni se cuándo dejo de llover. Hay un cenicero rebosando de colillas, la ceniza ocupa un círculo difuso que indaga en el paso del tiempo sobre la mesilla de noche, pero no me apetece limpiarlo aún. Aún cabe otra colilla más y otro pensamiento malogrado antes de amanecer.

7 comentarios:

Luna dijo...

Como me alegra ver que has regresado y que has vuelto a publicar... te he extrañado... y a tus letras tambien...

(Mañana te escribo mas lúcida... hoy la gripe no me deja pensar bien...)

Un saludo un fortísimo abrazo y muchísimos besos...

Lau dijo...

ay qué bien, holaaa, holaaa holaaaaa
bienvenido a tu caasaaa

un texto indescriptiblemente descriptivo, es genial! he vivido esa sensación pegajosa del cansancio,la incomodidad,la confusión, el vacío, ufff
qué bien, qué bien

gracias

Aynna Dannan dijo...

Hola...

Luna dijo...

Querido Jaime... despues de tanto tiempo me encuentro con un comentario tuyo... gracias... me ha alegrado mucho ver que estás bien... yo al final no te puse otro comentario... estube un poco "enferma" y eso ma ha tenido apartada de aqui...

Un saludo... un muy muy fuerte abrazo y muchísimos besos...

Belle dijo...

LLueve hoy , el sol inmisericorde y el aire hirviente han dado paso a un fr�o helado y una lluvia desordenada y grosera de gotas gordas y vulgares...nada que ver con la lluvia dulce y delicada que tan bien conozco �Por qu� precisamente hoy que llueve he venido para encontrar lluvia? �lo sabes t�

Luna dijo...

Volví para dejarte mis saludos... mis fuertes abrazos... y mis miles de besos... y esperando que todo te vaya bien...

Margarida V dijo...

te echaba de menos, gracias por las palabras maravillosas.