29 noviembre 2005

Sexo de sirena.


Conocí a una persona con sexo de sirena. No bastó el agua para saciar la sed, ni bastó el pan para saciar el hambre. Tampoco las estrellas para iluminar la noche, ni todas las hojas rojas para cubrir el otoño. Conocí a un ser hecho de lágrimas de nieve y olor salado. Hecho de piel. Hecho de alma. Hecho de cantos antiguos a miedos nuevos, nuevos cantos para arcaicos sufrimientos. Conocí a una persona con sexo de sirena que me enseñó a no olvidar de dónde vengo.


Sesu de serena.

Conocí a una persona col sesu de serena. Nun fue abondo l’augua pa fartar la sede, nin fue abondo’l pan pa fartar la fame. Tampocu les estrelles p’allumar la nuechi, nin toles fueyes roxes pa llumbrir l’otoñu. Conocí un ser fechu de llárimes de ñeve y golor saláu. Fechu de piel. Fechu d’ánima. Fechu de cancios antiguos pa serpíos, cancios mozos pa aneyes sufrencies. Conocí a una persona col sesu de serena que deprendiome a nun escaecer d’onde vengo.

6 comentarios:

Belle dijo...

Me gusta... parece una de esas antiguas leyendas de mi amado Norte...

Lalu dijo...

a mi me recuerda a la peli de Disney.
Ariel vuelve con nosotras!

Aynna Dannan dijo...

Precioso eh!! Ella sabe que te hizo olvidar de dónde vienes??
Lindo el asturiano, debe sonar más lindo al oirlo...
Saludos

Trini dijo...

Siempre pensé que las sirenas eran los ángeles del mar y como los ángeles del cielo no tienen sexo. Ahora tú dices que si lo tiene y por lo que has escrito ha de ser especial.

Un abrazo

Instantes ~ Fugaces dijo...

Amo la delicadesa con que te manejas entre las palabras, hasta un erotismo suave develas.


Besitos =o***

Margarida V dijo...

delicioso!!
y lo de abajo es catalan? se parece al portugues y italiano