06 marzo 2007

Sigilo

Frente a aquella vieja mesa de roble empuño una solitaria taza de café y un recuerdo. Pasó el arado de los años por mis manos mientras te esperaba siempre mirando al mar, siempre atesorando anhelos, siempre callando. A menudo me preguntaba de qué color son tus ojos, a penas pude verlos, de qué color son tus manos, apenas corrieron por mis sueños antes de irse, de qué color era el campo que inventaste para mí, la rosa y el lirio, y el agua que bajo el sol te bebí del alma.

Frente a aquella vieja mesa de roble. ¿La recuerdas? Frente a aquel paquete de café siempre derramado en sus venas doloridas, como se derramó el silencio en la siembra de nuestro tigo, empuño un recuerdo y un grito. Abajo el mundo camina, una fábrica, un reloj, una motocicleta… Nada.

Ahora me pregunto de qué color nos vestiremos, con qué palabras adornaremos las paredes, qué risas vendrán a vernos. Ahora me pregunto cómo serás cuando aparezcas junto al fuego que alimento con las ramas que nadie quiere. Llegan las luces de la noche y esta tormenta de piedras iluminadas compone una silueta en el horizonte que viene para nunca ser alcanzada. Miro desde aquella ventana queriendo tus hombros bajo mis brazos, queriendo tu susurro. Despierto, despierto y duermo una vez más, cosquillas en la espalda y luego sigilo. ¿Y si decido callar, amor, te gustará mi silencio?

Frente a esa mesa de roble, viejo roble, me siento cada día para amar. Amar y esperar.

.

.

.

Seyellu.

.

Enfrenti aquel mesau vieyu de carbayu enroño un seliquin pocillu de café ya memorio un recuentu. Pasó’l llabiegu de los años qu’hai peles manes de mio mentres esperábate daquella güeyando la mar, ciflonientu, silenciosu. Dacuando entrugábame de qué collor yeren los tos güeyos, apenes púdelos nortear, de qué collor yeren les tos manes, apenes biyaron el mio suaño enantes de dise, de qué collor yera la campa que forxares pa min, el rosal ya’l lliriu, ya’l augua qu’embaxu’l sol pimplete del ánima.

Enfrenti aquel mesau vieyu de carbayu. ¿Nun t’alcordes? Enfrenti aquel bombu de café arramau siempre peles dolieses venes de so, lo mesmo qu’arramose’l silenciu na sema la nuesa escanda, enroño una alcordanza ya un glayíu. Abaxo’l mundiu arreblaga, una fábrica, un reló, una motora… Namás.

Agora entrúgome de qué collor afotarémonos, con qué pallabres alliñaremos les parés, cuáles rises aportarán pa vemos. Agora entrúgome cómo serás cuandu apaezcas xunta’l fuéu que cebo coles xorrasques que naide quier. Algamen les lluces de la nuechi ya ista boriada de llanses allumáes amañen un belume nel horizonte qu’enllana pa enxamás algamase. Agüeyo dende aquel ventanu queriendo los costazos de to embaxu los mios brazos, queriendo’l to xuxuríu. Esconsono, esconsono y apigazo mentantu, cosques na espalda ya llueu seyellu. ¿Pero si fallo aselar, namorá, prestarate’l mio silenciu?

Enfrenti esi mesau de carbayu, vieyu carbayu, siéntome cada di p’amar. Amar ya esperar.

17 comentarios:

María dijo...

Amar y esperar... y yo , como siempre ,caminando sobre tus huellas aún frescas ¿ intuición? ¿suerte? ¿casualidad?...

Eva dijo...

No se puede escribir?

Eva dijo...

Intentaba decir antes que el silencio, cuando no duele, es hermoso.
Un beso.

Luna dijo...

El silencio a veces es hermoso, por eso, en ocasiones, es mejor callar a decir algo.

"Amar y esperar"... que triste es eso... yo sigo esperando... sin poder amar...

Aynna Dannan dijo...

Hola, estás de vuelta?
Si es así, bienvenido.
No olvide que algunos/as seguimos donde mismo.

Saludos

Raquel Olvera dijo...

¿de qué color era el campo que inventaste para mí?¿de qué color era?

Era rojo.
Si era para mí, seguramente era rojo.

Luna dijo...

Despues de leer tu blog no apetece irse muy lejos. Es agradable perderse entre estas palabras tan llenas de sentimiento y amor.

Buen fin de semana para ti y para todos los que te leen.

Raquel Olvera dijo...

mäs vale apostar por el silencio.

Umma1 dijo...

Callar e interrogarse por miedo a asomar.
Un bello poema.

Saludos

Aynna Dannan dijo...

Me gustaría tanto escucharlo en asturiano...

Un beso

Anónimo dijo...

Palabras que adornan paredes, campos imventados... susurros... sigilo... amor y espera... y recuerdos... muchos recuerdos...

Canido dijo...

Buscando... rebuscando blogs al azar encuentro este. Si me permites y no molesto pasearé a menudo por él. Sólo decirte que me gustó, que realmente es lo importante de un pedazo de tela hecho con letras. Hermoso dibujo. Un abrazo.

la petite genie dijo...

Bello como siempre..que rico que vuelvas a escribir.
Que estés bien. :)
Cariños.
Chau

Aynna Dannan dijo...

Hace un mes publicaste por última vez... deberemos esperar que se vaya tu primavera, tu veano y vuelva tu invierno quizás para leerte de nuevo??

Saludos

Luna dijo...

simplemente pase para desearte un buen fin de semana. Espero que pronto podamos disfrutar de nuevo de tus preciosas palabras.

Un saludo y un abrazo.

Anónimo dijo...

Precioso blog, se respira mucho amor.

Un saludo de Angela.

Luna dijo...

Pase a desearte un buen fin de semana y veo que sigue todo igual... espero que las cosas vayan bien.

De todas formas por si lo lees te deseo que tengas un feliz fin de semana.

Un saludo y un abrazo.